Premio Barakaldo Solidario Fundación Miranda
-
09/11/2020

Ireki recibe el Premio Barakaldo Solidario

La Fundación Miranda ha concedido el Premio Barakaldo Solidario, este año en su XIII edición, a la Asociación Ireki por su labor de interés social. Entre sus variadas iniciativas sociales, que lleva muchos años promoviendo, está el acompañamiento a ancianos de la residencia que la Fundación gestiona en Barakaldo por parte de alumnos del colegio.  

IREKI, Elkartasunaren Aldeko Gazteak - Jóvenes por la Solidaridad -, es una Asociación juvenil de promoción social y solidaridad, sin ánimo de lucro, y de interés social. Nació hace 24 años y su finalidad es doble: por un lado, la realización de actividades en favor de colectivos sociales desfavorecidos; y por otro, el trabajar para difundir una mayor conciencia solidaria entre los jóvenes. IREKI colabora con asociaciones, organismos, instituciones y otros grupos ya existentes en Bizkaia, aportando el apoyo de voluntarios jóvenes a proyectos de asistencia promovidos por otras instituciones y estableciendo iniciativas de cooperación, siempre de acuerdo con la dirección y los expertos que trabajen en esas actividades.  

En los últimos años la actividad solidaria del colegio, coordinada por Ireki, ha consistido en acudir en pequeños grupos semanalmente a esta residencia (4º ESO), al comedor de las Hermanitas de los Pobres (1º ESO), la Institución Benéfica del Sagrado Corazón en Artxanda (2º ESO), el comedor del Centro Ocupacional Rafaela María en Zorrotza (3º ESO), el Centro Ocupacional de Aragoiti para personas con discapacidad (1º y 2º BACH) y la Residencia Municipal del Sagrado Corazón de Aiboa son los lugares a los que acuden en un curso corriente los alumnos de Gaztelueta en los proyectos de Solidaridad.

El presidente de Ireki, Juan Carlos Luco, recogió el premio de manos del presidente de la fundación, Jokin Perea, en unos jardines próximos a la residencia, y subrayó el valor ejemplarizante que supone la iniciativa de los jóvenes que desde hace años acompañan en distintas ocasiones a los mayores usuarios del centro.

Aunque la pandemia ha dificultado el desarrollo de todo tipo de actividades en distintos ámbitos, la labor de la asociación no se ha detenido. «El coronavirus te encierra y te individualiza, sin poder socializar. Muchos jóvenes lo ven simplemente como un impedimento para hacer cosas divertidas, pero tenemos que hacerles conscientes de la situación de riesgo en la que se encuentran los mayores. Queremos que las personas con las que trabajamos se conviertan en líderes de solidaridad», resumió. 

Al acto, de asistencia muy limitada, también acudieron el responsable de Ireki, Enrique Cuesta; el director del colegio Gaztelueta, Imanol Goyarrola; el director de desarrollo de este mismo centro, Santiago Zayas; y el vicepresidente segundo de la Fundación Miranda, Alberto Echevarría.